Yin Kuo

Principal Arriba

 

En la filosofía del Tao se llama Yin Kuo al movimiento de equilibrio que afecta nuestra conducta en su relación con el entorno real.

Difícil de predecir sin embargo los seguidores saben que, al no ser el hombre independiente en su actuar de la realidad, el efecto de sus acciones desembocan en una correspondiente y proporcional respuesta. Un eco.

El Yin Kuo es esta respuesta y las fuerzas que en ella se manifiestan.

Los hindúes a menudo pretenden asociar al Yin Kuo con la llamada ley del Karma.

No es un sinónimo sin embargo.

La correspondencia en este concepto taoísta no se hallan remitidas a la dogmática religiosa del bien y el mal. Es un movimiento natural de equilibrio de matices mucho mas complejos que algo concebido por los hombres como negro o blanco. Siendo correspondencias de tipo universal sus patrones no son fáciles de apreciar en limites, como el mismo Tao.

El taoísta no conoce absolutamente el Yin Kuo, lo ve parcialmente, a veces fugaz o a veces más plenamente. Lo percibe, no lo puede capturar. Este conocimiento del equilibrio en la conducta que denominamos Yin Kuo, tiene los mismos patrones en el ambiente de lo que llamamos Feng Shui o en el Movimiento de lo que llamamos T’ai Chi (por supuesto, en líneas muy generales)

Estimulados en el hecho que el taoísmo busca comprender el Camino (de muy difícil aprehensión) usando posiblemente actos esenciales (que llamaríamos Wu Wei), muchos pensadores intentaron enseñar algunos descubrimientos logrados para captar el Yin Kuo, logrando conductas aceptables a la Armonía universal.

Interpretando que estos sabios tienen un aporte invaluable dejaremos algunas de estas descripciones en sus propias palabras traducidas. Presentamos a continuación un breve K’o (salmo, poema) de la Asamblea de la Montaña del Oeste.

 

Fuerzan la mente los hombres de talento limitado

Y en ello radica su perjuicio

Quien fuerza la acción nada bueno consigue

La melancolía hace daño al interior humano

La tristeza embota la mente vacía

La ira repentina roba la energía interna

El afecto excesivo ahoga su circulación

Pasar el tiempo entre chimes y chanzas hacen perder el tino.

La cacería y la competencia diluye el espíritu.

El exceso de comidas y bebidas deja aletargada la percepción profunda

Ir con prisas y agitación por la vida destruye la serenidad.

Desbocar la risa hasta el llanto hace que el Sentimiento Interno nunca brote

Limitarse a hacer las cosas por afán es nocivo para la conducta.

Estas son faltas básicas del Equilibrio Yin Yang en la forma de ser

Los que por años permiten que se acumulen

Morirán antes de perecer

 


Escuela Taoísta Hung Lin - Dedicada a la enseñanza de las Artes Taoístas desde 1980

Sede central: Miralla 643 - Capital Federal - República Argentina - C.P.1440
TE.: 5411-4641-1267                                                         TE./Fax: 5411-4656-7228                                                          e-mail: info@bosquetaoista.com.ar
Copyright Escuela Taoísta Hung Lin (Entidad de carácter cultural sin fines de lucro).Todos los símbolos registrados.Para navegar por este sitio, se recomienda trabajar con un resolución de video de 1024 x 768 dpi