Literatura

Principal Tao Te Ching

 

Poemas

Con una constante actitud descriptiva los poemas taoístas no deben confundir al profano.

No son solo relatos paisajistas o imágenes de estética realista. Son el producto de hombres sencillos que captan el eco  trascendente de la existencia y lo reflejan

Un flechazo vital que el Universo da al espíritu del Seguidor del camino y este lo convierte en sentimientos que permanecen.

 

Decía el maestro.

 

No mires la espada,

te hechizará

No mires el rostro,

te atemorizará

No mires el vacío,

te debilitará

No mires el piso,

te desequilibrará

No mires tu integridad,

te hará dudar

Mira el eco, en la luz, de tus movimientos

Al estar frente a tu espíritu respiraras la Paz entre las Espadas.

Hsing She

(Siglo XX)


Como templé mi espada ?

Me puse a escuchar el arroyo que absorve el universo golpeando entre las rocas,

lavando las rojas algas,

capturando los reflejos de la tarde,

Y enfriando los pesares,

que siempre pasan, que son limitados, y que anidan en los recovecos que te vigilan cuando transitas en el arroyo  de las Montañas.

Hsing She

(Siglo XX)


La apacible calma es el máximo logro de la virtud

La Flexible soltura  es la llave del Gran Camino

Si te desprendes con serena alegría,

Podrás aprovechar la existencia verdadera

Poema Taoísta

Anónimo


“Llegue a este solitario valle,

buscando sentimientos de otro mundo.

Desde lejos, el paso de piedra labrada

apunta allí donde se encuentran algunas nubes blancas.

El monje en la abertura del valle

es un amigo, aunque su nombre se me escapa.

Por el estanque navega una joven luna,

mientras cruza su reflejo en el cielo.

Arriba se levanta, hasta la suavidad,

un nebuloso camino de estrellas.

Quien sino un taoísta residiría

tan por encima de la hierba silvestre?

De la cumbre con rayos de luna, se oye

el dulce tañido de la campana de piedra”.

Wang Yang Ming

(Siglo XIV)


¿Me preguntas porque habito en

estas colinas verde jade?

 

Sonrío. No hay palabras

que expresen el sosiego

de mi corazón.

 

¿No ves lo fascinante

de la flor del Melocotón

arrastrada por el arroyuelo?

 

Aquí vivo en otro Reino.

Aquí estoy mas allá del mundo de los hombres.

 

Li Tai Po

( Siglo VIII )

 


Percepciones sobre la virtudes del Ch’i

Fang Yu

El ch’i ejerce una función protectora y resguarda la integridad del individuo físico y no físico


 

Elevándome por los aires

voy a descansar

en la isla de los Afortunados.

Deseo ser compañero del Inmortal

que cabalgó sobre el Viento

Bebiendo néctar, me ciño

con la niebla de la Aurora

Flotando vigoroso alcanzo

los confines del firmamento

Fundido con el Universo,

mía es la completa Libertad

Desechando el mundo de Polvo

soy Libre de sus frenos.

 

Anónimo

( Siglo I a.C )


Escuela Taoísta Hung Lin - Dedicada a la enseñanza de las Artes Taoístas desde 1980

Sede central: Miralla 643 - Capital Federal - República Argentina - C.P.1440
TE.: 5411-4641-1267                                                         TE./Fax: 5411-4656-7228                                                          e-mail: info@bosquetaoista.com.ar
Copyright Escuela Taoísta Hung Lin (Entidad de carácter cultural sin fines de lucro).Todos los símbolos registrados.Para navegar por este sitio, se recomienda trabajar con un resolución de video de 1024 x 768 dpi